CAMPAMENTO ANUAL IV°MEDIO AÑO 2017

17 May 2017

Como cada año, el Departamento de Educación Física, en conjunto con los estudiantes de IV medio de nuestro colegio, llevaron a cabo una travesía en la precordillera colchagüina, cuyo objetivo consistía en alcanzar la cumbre del alto Lo Plaza, ubicado a 2600 mts. de altitud, en el sector sur de Sierras de Bellavista.

 

Aquel día no era un día normal para los jóvenes de IV medio. La mañana del 23 de abril, los jóvenes llegaban al colegio con unas mochilas mucho más pesadas de lo habitual. Su vestuario entregaba indicios de lo que pronto sucedería.

 

A las 11:00 de la mañana, 26 jóvenes, en compañía de mister Pepe y de miss Andrea, iniciaron el camino hacia el objetivo anteriormente descrito.

 

A las dos de la tarde, y tras un viaje en micro desde el terminal de San Fernando, el grupo compartió una merienda para recargar energías, y así iniciar el ascenso al campamento número 1 ubicado en medio de arbustos y cipreses. Pero en la caminata, el grupo sumó un integrante: un hermoso zorro chileno, el que seguramente, los siguió con la intención de obtener alimento.

 

Más tarde, cuando fue el momento de armar las carpas, la tierra mostró su majestuosidad, pues un temblor de 6° hizo que las montañas mostraran su supremacía en un movimiento de vaivén. Aunque para algunos el movimiento telúrico pasó desapercibido, para los padres fue razón más que suficiente para preocuparse por sus hijos y ponerse en contacto en ellos.

 

Las horas habían avanzado a pasos agigantados, los rostros de los chicos denotaban cansancio. Era hora de dormir. Pronto todo quedó en silencio, pero a las 3 de la mañana la carpa empezó a ser golpeada por una fuerte granizada, hecho que despertó e hizo gozar a todos. Aunque el campamento soportó la embestida, el frío despertó a varios muy temprano.

Pronto sería hora de iniciar el acenso, no sin antes dar paso al desayuno para obtener energía, pues el tramo más difícil estaba cerca. “Despacito, despacito, despacito” el grupo avanzó, mientras el sol comenzó a brillar.

 

Segundo campamento: hermoso lugar donde teníamos agua y un mejor lugar para instalar las 12 carpas con que contaba el grupo. En la noche el frio invadió el lugar, pero la fogata apaciguó la gélida jornada que calaba los huesos. Cantos, chistes, y buenas historias amenizaron la oscuridad hasta las 2 de la mañana.  ¡Cállense, chiquillos! ¡A dormir!

 

Afortunadamente salió el sol al otro día. El paisaje hermoso. ¿Los valientes que van a subir a la “Z”?  Pocos continuaron, pero fueron los cóndores los encargados de suplir las bajas, pues estuvieron presentes en el ascenso.

En la parte más alta pudieron apreciar el hermoso entorno, y luego del merecido descanso, el grupo comenzó a descender hacia el lugar donde los esperaban todos los demás.

Allí disfrutaron de un contundente almuerzo, para posteriormente iniciar la actividad de limpieza del entorno, como símbolo de respeto hacia la Madre Tierra,

17:30 horas:  hora de tomar el bus que los llevaría de regreso a San Fernando. De esta forma, se ponía fin al Campamento HCA 2017.